Cumplir junto el sueño secular del desarrollo para escribir un nuevo capítulo de cooperación

Por Xi Jinping
Presidente de la República Popular China

Atendiendo la invitación del Presidente Pedro Pablo Kuczynski, viajaré al Perú para participar en la XXIV Reunión de Líderes Económicos del APEC y realizar una Visita de Estado a esta nación. El hecho de que los Mandatarios de China y el Perú intercambiaran visitas en un lapso de tan sólo dos meses, a saber, la del Presidente Kuczynski a China en septiembre pasado y la mía al Perú en noviembre, transmitirá una positiva señal de la cooperación sino-peruana de la mano por el desarrollo ante las nuevas circunstancias.

Al volver como anfitrión del APEC ocho años después, el Perú ha hecho nuevos aportes relevantes a la profundización de la cooperación Asia-Pacífico. China apoyará con todos sus esfuerzos al Perú en la organización de la Reunión, con el objeto de promover juntos a que logre resultados positivos.

Conocí el Perú en la década 90 del siglo pasado, dejándome gratas impresiones. Con sus majestuosos y singulares paisajes, privilegiado don de recursos naturales, la cordillera de los Andes—columna vertebral de Sudamérica—atravesando el país de norte a sur y el caudaloso río Amazonas, el Perú constituye una jofaina de tesoros en minería, energías, recursos forestales y biológicos, cuyo pueblo, laborioso y valiente, es poseedor de largas tradiciones y grandes riquezas históricas y culturales, como la milenaria y esplendorosa civilización incaica, las ruinas de Machu Picchu y las líneas de Nazca, entre otras fascinantes joyas de las antiguas civilizaciones. Los cantos folklóricos melodiosos andinos como el Cóndor Pasa son bien queridos por los pueblos de todas las latitudes.

China y el Perú se unen por una amistad tradicional cuyos contactos se remontan a tiempos lejanos. Tan temprano como hace más de 400 años, los chinos, desafiando los aterradores oleajes, abrieron la Ruta Marítima de la Seda vía el Pacífico, y a partir de entonces, el intercambio entre ambos países se ha desarrollado de manera ininterrumpida. Desde hace más de un siglo a esta parte, muchos chinos llegaron al Perú tras haber salvado largas distancias, en busca de una vida feliz en esta tierra de promisión. Ellos trabajaron arduamente junto al pueblo peruano, aportando positivas contribuciones a la construcción nacional del Perú, convirtiéndose también en los primeros embajadores de la amistad en difundir la cultura china en el Perú. En la actualidad, los tusán ocupan cerca de un 10% de la población total del país, y el pueblo peruano llama con todo cariño a los chinos paisanos, lo cual demuestra que la amistad tradicional binacional ya se ha arraigado profundamente en el corazón de ambos pueblos, constituyendo una valiosa riqueza compartida por nuestras dos naciones.

El Perú fue uno de los primeros países latinoamericanos en establecer relaciones diplomáticas con la Nueva China. A lo largo de los 45 años transcurridos a raíz del establecimiento de lazos diplomáticos, ambas Partes han persistido en el respeto mutuo, trato en pie de igualdad y apoyo decidido en los intereses primordiales y preocupaciones trascendentales de la otra Parte, acumulando una profunda confianza mutua política. Esto ha asentado un importante pilar para el desenvolvimiento de los vínculos sino-peruanos. En la actualidad, ambos países han establecido la Asociación Estratégica Integral, el nivel más elevado de las relaciones entre China y los países de América Latina y el Caribe, poniendo de manifiesto el alto nivel de la confianza política entre ambas Partes.

Pese a los gélidos vientos que soplan en los últimos años sobre la economía mundial, la cooperación práctica sino-peruana contempla una vigorosa atmósfera primaveral. El comercio bilateral mantiene una tendencia al alza. En 2015, el volumen comercial se aproximó a los 15 mil millones de dólares, batiendo el récord histórico. Entre enero y agosto del presente año, se registró un crecimiento del 9% del volumen comercial bilateral en comparación con el mismo periodo del año pasado, del cual la exportación peruana a China aumentó un 21,8%. A lo largo de los años, China se mantiene como el primer socio comercial, el mercado de exportación más importante y el primer país de origen de las importaciones del Perú. El Perú ha llegado a ser uno de los países de la región con más inversiones chinas, más de 170 empresas chinas tienen negocios e inversiones aquí, cuyo monto de inversión supera los 14 mil millones de dólares, creando más de una decena de miles de puestos de trabajo para el Perú, aumentando el ingreso tributario del Gobierno y promoviendo enérgicamente el desarrollo socio-económico local.

Los intercambios culturales entre China y el Perú son bien activos y se multiplican los sentimientos de creciente afecto y afinidad entre ambos pueblos. Los intercambios y la cooperación en los terrenos de la cultura, educación, ciencia y tecnología, salud, medios de comunicación, think-tanks, jóvenes y asuntos judiciales han venido aumentando continuamente, más y más peruanos, sobre todo estudiantes jóvenes tienen interés en estudiar el idioma chino y conocer la cultura china. Los cuatro Institutos Confucio en el Perú tienen matriculados más de 4000 estudiantes. Damos la bienvenida a más peruanos a recorrer los distintos lugares de China para ahondar su conocimiento sobre nuestro país. Mientras tanto, con una profunda admiración por la civilización incaica, un creciente número de chinos desean viajar al Perú como turistas.

China y el Perú también mantienen una estrecha comunicación y coordinación en los asuntos internacionales y regionales, salvaguardando juntos los intereses de las naciones en vías de desarrollo en su conjunto. Sea en los temas internacionales de trascendencia como la reforma de la ONU, el cambio climático y el desarrollo sostenible, sea en los temas regionales como el fomento de la cooperación Asia-Pacífico, la integración latinoamericana y la cooperación entre China y América Latina y el Caribe en su conjunto, nuestras dos naciones siempre han compartido posiciones idénticas o similares, actuando en coordinación y apoyándonos mutuamente.

лªÉçÕÕƬ£¬ÀûÂí£¬2016Äê11ÔÂ18ÈÕ Ï°½üƽµÖ´ïÀûÂí³öϯÑÇÌ«¾­ºÏ×éÖ¯µÚ¶þÊ®ËÄ´ÎÁìµ¼ÈË·ÇÕýʽ»áÒé²¢¶ÔÃس¹²ºÍ¹ú½øÐйúÊ·ÃÎÊ µ±µØʱ¼ä11ÔÂ18ÈÕ£¬¹ú¼ÒÖ÷ϯϰ½üƽµÖ´ïÀûÂí£¬³öϯÑÇÌ«¾­ºÏ×éÖ¯µÚ¶þÊ®ËÄ´ÎÁìµ¼ÈË·ÇÕýʽ»áÒé²¢¶ÔÃس¹²ºÍ¹ú½øÐйúÊ·ÃÎÊ¡£Ï°½üƽºÍ·òÈËÅíÀöæÂÊܵ½Ãس¸±×Üͳ°¢ÀÍ˹µÈÈÈÇéÓ­½Ó¡£ лªÉç¼ÇÕß ¾ÏÅô Éã

Creo que la pujanza del desarrollo y la robusta fuerza motriz que ostentan las relaciones bilaterales se deben a la sólida base de la opinión pública de ambos países caracterizada por la amistad, a la extremadamente fuerte complementariedad económico-comercial y la voluntad de cooperación así como a la correcta opción de los sucesivos Gobiernos chinos y peruanos de priorizar sus lazos bilaterales. En la actualidad, el pueblo chino está esforzándose por realizar los objetivos de lucha de los dos centenarios y cumplir el sueño chino de la gran revitalización de la nación china, mientras que el pueblo peruano se encuentra enfrascado en incansables esfuerzos por culminar la construcción de un Perú justo, equitativo y solidario para el bicentenario de su independencia en el 2021. Unidos por el mismo sueño y con el corazón y alma entrelazados, la profundización de nuestra cooperación omnidireccional no encuentra otro momento más oportuno.

Hemos de profundizar la confianza mutua política y avanzar en compañía. Ambas Partes hemos de persistir en visualizar las relaciones bilaterales desde una altura estratégica y con perspectivas largoplacistas con el objeto de asegurar el desarrollo duradero y estable de los vínculos bilaterales. He dicho en reiteradas ocasiones que sólo el que calza los zapatos sabe si le sirven o no. Al apoyar al Perú en la exploración del camino de desarrollo de acuerdo con sus propias realidades nacionales, China se encuentra en la disposición de intensificar los intercambios con la Parte peruana sobre las experiencias en la gobernación y administración del país, a fin de conquistar mayores éxitos en nuestras respectivas construcciones nacionales.

Hemos de ampliar la cooperación práctica y promover el desarrollo y la prosperidad compartidos. Siendo socios naturales de cooperación, China y el Perú han desarrollado la cooperación práctica en amplias áreas, de grandes envergaduras y con fructíferos resultados,  teniendo establecidos mecanismos como el Diálogo Estratégico sobre Cooperación Económica y la Comisión Mixta Económico-Comercial. Ambas Partes han de impulsar de forma coordinada la cooperación práctica en la próxima fase mediante la elaboración y la implementación del Plan de Acción Conjunta Binacional. La Parte china propone fortalecer la cooperación en materia de capacidad productiva e inversiones entre ambos países, encontrándose dispuesta a ofrecer a la Parte peruana todos los equipos y tecnologías que requiere su industrialización, brindando la capacitación de personal y el financiamiento complementario, con el objeto de coadyuvar a la diversificación de la economía peruana y a la fructífera cooperación binacional tanto en calidad como en rentabilidad.

 Hemos de intensificar el aprendizaje mutuo de las civilizaciones para apisonar bien la base de la opinión pública de las relaciones sino-peruanas. Las buenas relaciones interestatales radican en la hermandad de los pueblos. Hemos de ampliar los intercambios y la cooperación en las áreas de cultura, educación, ciencia y tecnología y turismo, entre otras, ofreciendo más facilidades a la intensificación del intercambio entre ambos pueblos. La Parte china da la bienvenida a más estudiantes peruanos para cursar estudios en China, de manera que se intensifique el intercambio entre los jóvenes de ambos países, para que la amistad tradicional se transmita de generación en generación.

Hemos de fortalecer la colaboración en los asuntos internacionales y regionales en defensa de los intereses comunes. La paz perenne y el desarrollo y progreso continuos del mundo constituyen el anhelo común de toda la humanidad. La Parte china está dispuesta a estrechar con la Parte peruana la coordinación y la concertación en los temas internacionales y regionales relevantes, en promoción conjunta de unas relaciones internacionales de nuevo tipo con la cooperación y el ganar-ganar como lo más primordial, con el objeto de contribuir al forjamiento de la Comunidad de Destino y de Intereses de la Humanidad.

El testigo histórico de la amistad sino-peruana ya se ha transmitido a nuestras manos. ¡Que avancemos de la mano y estrechemos la cooperación para cumplir juntos el sueño de ambos pueblos a una vida feliz, en promoción de la paz, estabilidad y prosperidad del mundo!