Diario del Pueblo: Utilicemos la filosofía de la comunidad de destino común para curar el “síndrome anti-globalización”

El 17 de enero, el presidente chino Xi Jinping asistió en Davos, Suiza, a la ceremonia de apertura de la reunión anual del Foro Económico Mundial 2017, donde pronunció un discurso titulado “Compartir la Responsabilidad de los Tiempos y la Promoción del Desarrollo Global”. Diario del Pueblo publicó el día 19 de enero un artículo en la columna “Guo Ji Ping”, que señala que el discurso del presidente Xi muestra la respuesta de China a cómo se encuentra la economía mundial, qué se debe hacer y cómo debe hacerse. Además presentó la opinión de China para liderar activamente la  globalización económica y obtener así efectos positivos, y señaló la determinación y confianza de China como la segunda economía más grande del mundo y país clave en  la gestión económica mundial actual.

El artículo señala que atribuir simplemente los problemas del mundo a la globalización económica, algo que ni corresponde con los hechos, ni ayuda a solucionar los problemas. Si la historia nos ha enseñado algo sobre la globalización económica, cabe destacar que rumorear sobre la globalización económica no sólo no ayuda a resolver el problema, sino que aumenta el gasto para resolverlo. Desde el punto de vista de la evolución histórica a largo plazo, es necesario captar con precisión la dirección general de la evolución de la globalización económica para proporcionar una guía para salir de la difícil situación actual.

El artículo también señala que la elección de integrarse en globalización económica no debe equipararse a ignorar la voz de la antiglobalización que siempre acompaña a los hechos del proceso de globalización económica. ¿Por qué es siempre tan difícil deshacerse de la voz de desafío de la globalización económica? ¿Cuál es la causa subyacente por la que brota actualmente esta tendencia a la anti-globalización, especialmente en los países occidentales? En última instancia es el resultado inevitable de las características inherentes del “arma de doble filo” de la globalización. Como señaló el presidente Xi Jinping: “En un periodo en el que la economía mundial se encuentra en una fase de decadencia, es difícil agrandar el pastel de la la globalización,  e incluso se hace aún más pequeño. Son cada vez más las contradicciones entre la intensificación del crecimiento y la asignación, entre el capital y el trabajo, y entre la eficiencia y la equidad y tanto los países desarrollados como los países en vías de desarrollo sentirán la presión y el impacto. Las voces contra la globalización reflejan un proceso inadecuado de globalización económica, algo que merece nuestra atención y reflexión”.

El artículo señala que factores económicos y políticos, junto con asuntos nacionales e internacionales han aumentado la incertidumbre del futuro de la globalización económica. Curar el “síndrome de la anti-globalización”, la base se encuentra en una solución eficaz de problemas actuales del modelo de crecimiento, gobernanza, y desarrollo de la economía mundial. En respuesta, el presidente Xi Jinping explicó claramente el plan de China: insistir en impulsar la innovación y crear un modelo dinámico de crecimiento; insistir en la coordinación sinérgica y crear un modelo de cooperación abierto y de beneficio mutuo; adherirse a los tiempos y crear un gobierno justo y razonable., insistir en la inclusividad justa y construir un modelo equilibrado de desarrollo.

Según el artículo, el mundo actual ha aumentado su esperanza hacia China gracias a la confianza que el país ha ofrecido al mundo con sus éxitos en el camino de su desarrollo. El camino decide el destino. Esto se basa en el camino desde el establecimiento de las condiciones nacionales, poniendo los intereses del pueblo en primer lugar, con reforma e innovación, y buscando el desarrollo común durante la apertura. China no sólo ha cosechado grandes logros en el desarrollo para sí mismo, sino que también proporciona una oportunidad para el mundo.

China apoya firmemente el proceso de globalización económica, y por detrás están las directrices filosóficas que proporcionan el concepto de una comunidad de destino común. La iniciativa china “Un Cinturón – Una Ruta” promueve la mejora de la gestión económica mundial, crea un patrón de apertura de desarrollo común y se compromete activamente para que el proceso de globalización económica sea más dinámico, más inclusivo y más sostenible.

(“Guo Ji Ping” es una columna de Diario del Pueblo que trata los principales asuntos internacionales y explica la posición y el punto de vista de China).