El pago electrónico en China presenta un nuevo orden

Por Qiang Wei, Diario del Pueblo

China tiene más de 500 millones de usuario de pago electrónico, y el tamaño del mercado de pagos no bancarios supera los 100 billones de yuanes (aproximadamente 15 billones de dólares). Estos pagos se realizan con Alipay, WeChat, TenPay y otras agencias de pago a terceros directamente a través de los servicios bancarios. Para fortalecer la supervisión financiera, el Banco Central de China decidió lanzar la “versión en línea de UnionPay”, es decir, una plataforma de liquidación unificada de pagos electrónicos, para tratar con las transacciones de pago iniciadas por las agencias de pago no bancarias y las cruzadas con los bancos.

Según el plan, desde el 30 de junio del próximo año, las agencias de pago electrónico que acepten servicios de pago en el que haya involucrada una cuenta bancaria deberán hacerlo a través de la nueva plataforma. Hasta ahora, hay más de 20 agencias de pago a terceros, entre ellas Alipay y TenPay, que ya han completado su acceso a la plataforma del Banco Central de China. El pago electrónico en China ha comenzado un nuevo capítulo.

El establecimiento de la plataforma del Banco Central de China tiene como objetivo partir en dos el modelo de liquidación bancaria directa de las instituciones de pago a terceros para resolver el problema de la gestión centralizada de los pagos. Después de acceder a la nueva plataforma, las agencias de pago a terceros estarán estrictamente reguladas, y cada transferencia estará incluida en la gestión del Banco Central, lo que hará en gran medida más difícil actos ilegales como el lavado de dinero, los sobornos y la evasión de impuestos, entre otros. Además, el Banco Central obtendrá más datos financieros como la liquidación de pagos a través de la plataforma, por lo que se espera que los costes de uso del consumidor se reduzcan aún más.

Algunos comentaristas señalan que el establecimiento de esta plataforma no solo es una medida dura del gobierno chino para limpiar el entorno financiero, sino que también representa los esfuerzos de China para establecer un nuevo sistema de crédito.