El resultado de la política china de los dos hijos es fructífero Casi la mitad de los recién nacidos en China no son primogénito

Con la implementación en toda China de la nueva política de los dos hijos, hay cada vez más familias que deciden tenerlo. La foto muestra a dos hermanos que juegan en una granja ubicada en las afueras de Bejing.

 Por Li Hongmei, Diario del Pueblo

El año pasado se implementó en toda China la nueva política de los dos hijos, siendo además el tercer año en que se autoriza a las parejas poder tener un segundo hijo si uno de los padres es hijo único. Gracias a estas reformas, la natalidad en China repunta la caída iniciada en el 2000.

De acuerdo a un muestreo realizado por el Buró Nacional de Estadísticas de China, en 2016 la población recién nacida llegó a los 17,86 millones de personas. Además, se registraron 18,46 millones de partos en los hospitales de todo el país, destacó la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar de China. Estas elocuentes cifras demuestra que la política china de los dos hijos ha venido cumplido con las expectativas.

De una manera notable, el reajuste y mejoramiento de la política de natalidad en China promueve el nacimiento de un segundo hijo. Antes del 2013, los no primogénitos representaban un 30% del total de nacimientos. Sin embargo, entre el 2015 y el 2016, ascendió un 15%.

Entre el 2011 y el 2015, las mujeres en edad fértil se redujeron en unos 3,50 millones anuales. Además, se calcula que entre 2016 y 2020 disminuirán cada año alrededor de 5,00 millones de personas. Con la implementación de la política de los dos hijos, la población China mantendrá un crecimiento estable y fructífero.

Una madre y sus dos hijos visitan un parque en Zhengzhou, provincia de Henan,el 3 de noviembre de 2016.

Foto 2.Una madre y sus dos hijos visitan un parque en Zhengzhou, provincia de Henan,el 3 de noviembre de 2016.

Sin embargo, hay disparidades entre las políticas económico-sociales y el comportamiento del nuevo índice de natalidad. al respecto, hay que ofrecer mejores incentivos.

Los resultados de una encuesta realizada en el 2015 sobre el deseo de tener más hijos, coordinada por la Comisión Nacional de Planificación Familiar y Salud de China, evidenció que las familias que no quieren tener un segundo hijo es debido al costo de la vida, falta de energía y ausencia de tiempo y familiares para cuidar del pequeño  (74,5%, 61,1%, y 60,5% respectivamente). Otros  factores como la presión de la crianza, la obstaculización del desarrollo profesional de la madre y el nivel en la calidad de vida también influyen negativamente a la hora de traer al mundo un segundo hijo.

Investigaciones aseguran que la crianza de los hijos en China obliga a desembolsar cerca del 50% del ingreso total de una familia promedio. Entre los gastos nominales, el que más cuesta es la educación. También es grave la escasez de servicios de guarderías. En China, la tasa de guardería para niños entre 1 y 3 años apenas llega a un 4%, mientras que en los países desarrollados es de un 50%. Actualmente, más de cuarenta departamentos del Consejo de Estado trabajan para diseñar políticas de apoyo que promuevan la creación de un amigable ambiente social que estimule concebir un segundo hijo.