Esperamos que China transmita confianza al mundo

Por Pieter Bottelier

En situación política y económica mundial actual llena de incertidumbres, muchos observadores han puesto la mirada en China, debido a que la economía china nunca ha estado estrechamente vinculada a la economía mundial como hoy.

En la década de los 90 obtuve el cargo de representante jefe del Banco Mundial en China, con oficina en Pekín, lo que me dio la oportunidad de comprender China. Siento profundamente que el espíritu de la reforma y apertura ha penetrado en todos los rincones de China.

He trabajado en muchos países en vías de desarrollo, pero mi experiencia en China era único. La determinación de los chinos es impresionante, tienen una gran voluntad de trabajar duro, su espíritu de atrevimiento es inexplicable, y han aprendido de la experiencia internacional avanzada para conseguir sus propios deseos, así como con esfuerzos prácticos para lograr la modernización económica, algo que ha dejado a todo el mundo  impresionado.

Los logros en el desarrollo obtenidos por China en los últimos 30 años han atraído la atención de todo el mundo. China ha conseguido reducir sustancialmente la pobreza extrema, y el sistema de la vivienda, el bienestar social y la seguridad social han cosechado logros importantes. En la China actual, incluso los pueblos remotos cuentan con electricidad, agua y una buena red de carreteras, y muchos incluso tienen acceso a internet. China es la segunda economía más grande del mundo, el mayor exportador del planeta y también la nación que más fabrica. Aunque en los últimos años ha sufrido una desaceleración de su crecimiento económico, China sigue siendo el país que contribuye  a una tercera parte de la economía mundial. En el período de 2008 a 2009, durante la crisis financiera internacional, la tasa de contribución económica de China alcanzó el 50%.

Bajo la guía de la estrategia de innovación para impulsar el desarrollo, China es un país cada vez más dinámico e innovador. China es en la actualidad líder mundial en área como la energía alternativa, nanotecnología, tecnología farmacéutica y pagos móviles. El poder adquisitivo de los chinos se ha convertido en una importante fuerza motriz del mercado de consumo mundial. Los logros económicos de China y su progreso tecnológico se han ganado un amplio respeto en el mundo.

Por supuesto, la economía china también se enfrenta a desafíos. Entre ellos está el apalancamiento excesivo, el exceso de capacidad de ciertas industrias y varias cuestiones bancarias. Sin embargo, en una visión objetiva y global, la economía china se han enfrentado en el pasado a desafíos muy serios, pero las decisiones y acciones de los líderes chinos siempre han resuelto la situación. Actualmente queda aún más espacio para la mejora de las reformas chinas orientadas al mercado, y la clave está en tener un sistema más amplio para guiar el desarrollo económico y mejorar aún más el sistema legal.

Tras la Tercera Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del Partido Comunista de China comenzó la profundización de la reforma integral del país. La exploración y realización incesante de reformas por parte de China, hace que tanto el país como el mundo entero tenga una confianza más firme hacia las perspectivas económicas de China. Esta es también la razón por la que China inspira transmitir confianza a los países con una economía mundial en recesión durante la reunión en Davos.

(El autor es el ex representante jefe del Banco Mundial en China)